Los primeros cinco mártires franciscanos de Marruecos

Berardo, Otón, Pedro, Acursio y Adyuto: Los cinco “verdaderos frailes menores”, como se refería a ellos San Francisco de Asís. Fueron los primeros misioneros enviados por san Francisco a tierras sarracenas. Salieron de Asís, y en 1219 atravesaron Coimbra, donde tuvieron la posibilidad de reunirse con el entonces Fernando de Bulhões, el futuro San Antonio. El claustro del Monasterio de Santa Cruz fue testigo de este encuentro, cuya fiesta se celebra el 16 de enero.

Fr. DOMINGOS DO CASAL MARTINS, ofm
Vicario Provincial Frailes Menores Portugal
“El ejemplo de este martirio motivó la vocación franciscana de San Antonio, que vivió aquí en este convento y sin duda conoció a estos 5 frailes que pasaron por aquí, en dirección a Marruecos. Por ello es un acontecimiento histórico muy importante.”

Fr. FABRIZIO BORDIN
Delegado Provincial Frailes Menores Conventuales
“Hoy la Iglesia continúa esta gran llamada misionera. Y tenemos santos que dan un gran ejemplo, no solo los santos mártires de Marruecos, sino también san Antonio, que dejó su tierra natal, Coimbra, y con gran entusiasmo no solo decidió ser franciscano sino que creo que fue muy insistente, quería ser misionero y entregar su vida. Más adelante su vida tomó otra dirección, pero la dimensión misionera estaba muy presente y era muy fuerte.”

En Marrakech los frailes fueron interrogados sobre su fe cristiana, arrestados, torturados y asesinados el 16 de enero de 1220. Actualmente la Iglesia de Santa Cruz conserva objetos históricos, como la casulla y la campana, que según la tradición pertenecían a los santos mártires.

En la Iglesia de Santa Cruz, el domingo 12 tuvo lugar la apertura del año jubilar. La puerta santa se abre y con ella el recuerdo del coraje de los protomártires franciscanos y de san Antonio. En Coimbra el obispo de la Diócesis, Virgilio do Nascimento Antunes, presidió la apertura del Año Santo en conmemoración de este acontecimiento tan extraordinario para la historia de la Iglesia.

Mons. VIRGILIO DO NASCIMENTO ANTUNES
Diócesis de Coimbra – Portugal
“Creemos que el jubileo, según el pensamiento de la Iglesia, es un tiempo de gracia, un tiempo de conversión a la reconciliación, de acogida y profundización de la fe. Un tiempo de evangelización y tiempo en el que, a través de una historia muy rica, podemos ayudar sobre todo a las nuevas generaciones, los niños y jóvenes, a entender a través de la historia lo que somos, como Iglesia y como pueblo que vive en Coimbra y en este país… A entender el presente partiendo de nuestros orígenes.”

En 1220, las reliquias de los cinco misioneros enviados por San Francisco de Asís en el norte de África llegaron al Monasterio de Santa Cruz. A pesar de la persecución, la Palabra de Dios y el testimonio de fe no habrían sido encarceladas.

Los fieles entran a través de la Puerta Santa y atraviesan el camino de la conversión personal. Un decreto vaticano firmado por el papa Francisco proclama el jubileo del 800º aniversario con la indulgencia plenaria para todos los días del Año Santo. Un momento intenso de llamada a la santidad, y el recuerdo de los cristianos perseguidos también hoy y la necesidad de un diálogo interreligioso en la construcción de la paz.