La escalinata del Obradoiro abre una nueva fase de obras en la Catedral de Santiago de Compostela

el

Y por tanto, la Iglesia conventual de San Francsico de Asís, seguirá siendo Catedral durante el año 2020.

El Ministerio de Fomento inicia este mes de noviembre 2019 las obras de restauración de la escalinata que da acceso a la Catedral por el Obradoiro. Aunque la ejecución del proyecto se adentrará en el 2021 (requiere 16 meses con la intervención también sobre la cripta del Obradoiro), se trata de que el trabajo que más afectará al público se resuelva limitando la incidencia sobre la actividad del Xacobeo.

Aunque buena parte de la intervención en la basílica se está haciendo a través del convenio de la Fundación Catedral con la Xunta, en este caso es el ministerio el que asume la intervención en solitario, dentro de su programa de rehabilitación del patrimonio arquitectónico, como ya hizo con la restauración del cimborrio y del pórtico real. En este caso, y con una inversión de 1,6 millones de euros, le toca el turno a la escalinata renacentista construida a comienzos del siglo XVII y a la rejería que la cierra y que data del año 1791.

IMG_20191026_132854.jpg
sdr

La construcción de ese acceso en 1606 supuso la modificación de la cripta románica bajo el pórtico de la Gloria, a la que también alcanza el proyecto, que recuperará la escalera que quedó cegada, de las dos que comunican con la nave central del templo.Mientras el ministerio arranca con la restauración de la escalinata, continuarán las obras en el interior y en las cubiertas de la Catedral, en este caso dentro del citado convenio. Aunque la proximidad del año santo parece situar la restauración de la Catedral en un escenario límite, las obras se están ejecutando según lo planificado. «Van a un ritmo bueno», según el director de la Fundación Catedral, Daniel Lorenzo, pese a que este tiempo en el exterior, con días como el del jueves, «no favorece nada». Aun así, no cree que vaya a afectar seriamente: «Nuestra climatología es la que es». La previsión de remate se mantiene para el 2020, con la actuación sobre la Puerta Santa como colofón.

Precisamente, la restauración del pórtico que solo abre en las citas jubilares (excepcionalmente lo hizo en el 2016 por el Jubileo de la Misericordia) saldrá a licitación en próximos días. Esa fase incluye toda la fachada de la Quintana y el patio de los Abades. También es cuestión de días la licitación de la segunda fase de las policromías de la capilla Mayor. Estas, al igual que la restauración del baldaquino, de la capilla Mayor y de la de la Plata (igualmente pendientes de licitación), han quedado para la última fase.Tampoco podrían estar antes porque requieren que la rehabilitación interior de la basílica, que se ejecuta actualmente, esté bastante avanzada para que el polvo que genera esa intervención no afecte a elementos decorativos recién restaurados.

16/11/2019
Fuente: Lavozdegalicia.es