En­tre­vis­ta al di­rec­tor de OMP de Ma­rrue­cos, P. Si­meón Sta­che­ra

El papa Fran­cis­co vi­si­ta­rá Ma­rrue­cos el 30 y el 31 de mar­zo. Será re­ci­bi­do ade­más de por las au­to­ri­da­des lo­ca­les, por la pe­que­ña co­mu­ni­dad cris­tia­na ma­rro­quí re­par­ti­da en­tre dos dió­ce­sis, la de Ra­bat y de Tán­ger.

Ambas es­tán tra­ba­jan­do para dar la me­jor aco­gi­da al Papa. Obras Mi­sio­na­les Pon­ti­fi­cias ha en­tre­vis­ta­do al vi­ca­rio ge­ne­ral de la dió­ce­sis de Tán­ger, el pa­dre Si­meón Czes­law Sta­che­ra, que es tam­bién el di­rec­tor na­cio­nal de OMP en Ma­rrue­cos.

En una vi­si­ta rea­li­za­da a Ma­drid el pa­sa­do mes de enero, el pa­dre Sta­che­ra ex­pre­só su de­seo de que esta vi­si­ta del San­to Pa­dre pue­da dar un gran im­pul­so al tema de las mi­gra­cio­nes y la li­ber­tad re­li­gio­sa en Ma­rrue­cos, pero tam­bién en todo el mun­do.

Este fran­cis­cano cuen­ta cómo se está pre­pa­ran­do la vi­si­ta y lo im­por­tan­te que ha sido para los fran­cis­ca­nos el lema de la vi­si­ta del Papa: Ser­vi­dor de la es­pe­ran­za. “Es muy es­pe­cial, ocho si­glos des­pués del en­cuen­tro que tuvo san Fran­cis­co con el sul­tán en Egip­to, du­ran­te la quin­ta cru­za­da en 1219. Los fran­cis­ca­nos es­ta­mos con­ten­tos, so­mos un re­ba­ño pe­que­ño en Ma­rrue­cos, 18 her­ma­nos, con 6 pre­sen­cias en las dos dió­ce­sis y nos da­mos por en­te­ro para que esta vi­si­ta tam­bién nos ayu­de a des­cu­brir nues­tro ca­ris­ma en el co­ra­zón del Is­lam, como lo qui­so siem­pre Fran­cis­co de Asís”.

En Tán­ger hay 6 pa­rro­quias, 18 con­gre­ga­cio­nes fe­me­ni­nas re­li­gio­sas, 78 her­ma­nas; de par­te de los re­li­gio­sos, 15 sa­cer­do­tes, ma­yo­ri­ta­ria­men­te fran­cis­ca­nos. “Es­ta­mos con cier­ta he­ren­cia del pro­tec­to­ra­do es­pa­ñol”, cuen­ta el pa­dre Sta­che­ra, “la len­gua de nues­tro en­cuen­tro es el es­pa­ñol, pero casi to­dos ha­bla­mos fran­cés y mu­chos do­mi­nan el ára­be. Nues­tro tra­ba­jo es la ca­ri­dad con el mun­do mu­sul­mán. Es un len­gua­je del en­cuen­tro, Evan­ge­lio del amor de Je­sús ha­cia el más po­bre, pero tam­bién ha­cia el di­fe­ren­te”. Ex­pli­ca que se re­cuer­da mu­cho la vi­si­ta de Juan Pa­blo II hace 33 años y su dis­cur­so en el es­ta­dio de Ca­sa­blan­ca, que ha sido muy im­por­tan­te para el diá­lo­go in­ter­re­li­gio­so: “Se vuel­ve mu­cho a aquel mo­men­to his­tó­ri­co y el papa Fran­cis­co po­drá, des­de Ma­rrue­cos, dar una luz, un paso gran­de para rom­per cier­tos mie­dos, tan­to en la Igle­sia Ca­tó­li­ca como en el mun­do mu­sul­mán. El San­to Pa­dre tie­ne un ca­ris­ma de en­trar en el co­ra­zón del otro”.

Un tema im­por­tan­te son los in­mi­gran­tes que lle­gan a Ma­rrue­cos o lo cru­zan con des­tino a Eu­ro­pa: “La in­mi­gra­ción es el co­ra­zón de nues­tra Igle­sia en Ma­rrue­cos. Es­ta­mos me­ti­dos en la masa del pro­ble­ma y en la Igle­sia siem­pre de­ci­mos que el hom­bre es el co­ra­zón de la Igle­sia, la per­so­na es el co­ra­zón de la Igle­sia”. Ac­tual­men­te se ha­bla de en­tre trein­ta y cin­cuen­ta mil per­so­nas que es­tán en mo­vi­mien­to por Ma­rrue­cos. “En ge­ne­ral”, dice el fran­cis­cano, “en­tran por la fron­te­ra ar­ge­li­na y atra­vie­san Ma­rrue­cos, que geo­grá­fi­ca­men­te es la par­te más cer­ca­na a Es­pa­ña, a Eu­ro­pa. No­so­tros abri­mos nues­tras puer­tas, se abrió ofi­cial­men­te en to­das las igle­sias la aco­gi­da y to­dos los mi­gran­tes sa­ben que en la igle­sia en­con­tra­rán aco­gi­da, la pa­la­bra que les ca­lien­ta para su dig­ni­dad hu­ma­na”. Esta in­mi­gra­ción ha cam­bia­do a la Igle­sia: “La ca­te­dral de Tán­ger el do­min­go está lleno de Na­cio­nes Uni­das por­que son casi to­dos los paí­ses de Áfri­ca, han crea­do su coro y prác­ti­ca­men­te he­mos te­ni­do que cam­biar la len­gua de la ce­le­bra­ción, ya no es es­pa­ñol, es fran­cés, es in­glés… es algo que nos da la vida en to­das las pa­rro­quias, Te­tuán, Tán­ger, Asi­lah, Na­dor, Al Ho­cei­ma…”.