Sevilla dedica una calle al cardenal riosecano Carlos Amigo

Una calle de Sevilla lleva desde este lunes el nombre del cardenal riosecano Carlos Amigo. La calle, a los pies de la Giralda, fue inaugurada a media mañana por el alcalde sevillano, Juan Espadas; el arzobispo de la ciudad, monseñor Asenjo; y el propio cardenal riosecano ante la presencia de numerosas personalidades, entre los que se encontraba el alcalde de Medina de Rioseco, David Esteban, y un numeroso grupo de riosecano, a los que se dirigió monseñor Amigo en su intervención al expresar que «en buena parte esta calle también es un poco vuestra calle en Sevilla, porque Medina de Rioseco es también la vida que vive en mí».

Con esta calle, la ciudad hispalense reconoce la intensa labor que Amigo llevó a cabo en Sevilla durante los 27 años en los que fue su arzobispo. Por eso, expresó que Sevilla no sólo es la ciudad en la que he servido, es una buena parte de la vida que vive en mí. Se trata de un tramo de la calle Placentines que discurre paralelo al Arzobispado y a la Catedral.