Propuestas del CPO 2018 para nuestra vida diaria de los hermanos OFM

La Orden Franciscana celebró, el pasado mes de junio 2018, su último Consejo Plenario del que sale como resumen y conclusión el siguiente Documento que aquí puedes ver completo en Español. PDF –

Del mismo destacamos aquí tres grupos de propuestas para nosotros, agrupadas en torno a los tres temas que han considerado oportunas para primer hoy en día:

A. Al interior de la Orden queremos cualificar más nuestra vida fraterna y profundizar nuestra identidad carismática.

  1. Es necesario renovar continuamente nuestro compromiso de dar calidad a la vida fraterna. Proponemos, por tanto, seguir las orientaciones de las conclusiones de la Investigación sobre el Estado de nuestra Orden que se terminó en 2013, a saber:

  2. Que, ante todo, es urgente resolver dentro de las fraternidades los notorios problemas que se refieren a las relaciones interpersonales y a la identidad vocacional, cuidando con especial atención la comunicación interpersonal de los hermanos (horizontal) y con los Ministros y Guardianes (vertical), a fin de que pueda ser fluida, fraterna, respetuosa, rica en estimación, capaz de manejar y superar los eventuales nudos y conflictos, una comunicación arraigada en la caridad y profundamente animada por la misma vida de fe;

  3. Que es igualmente urgente una clarificación y profundización cada vez más precisa de la identidad carismática de la vocación franciscana OFM, haciendo crecer la estima respecto a la vida religiosa. Es tarea explícita de los formadores ofrecer una correcta visión de la vida consagrada tal como aparece en los documentos del Magisterio eclesial y franciscano en particular;

  4. Que es necesario revisar el estilo de gestión y el ejercicio mismo de la autoridad, y el carácter organizativo y decisional presentes en el interior de las
    fraternidades; superar la falta del compartir de las decisiones de la fraternidad y el aislamiento debido, a menudo, a la extrañeza recíproca en las relaciones fraternas.

  5. Todo esto apoyado y generado por una más intensa vida de oración personal y comunitaria.

B. En relación con los jóvenes queremos concretizar, en todas las fraternidades, por lo menos una acción entre las que se proponen enseguida.

  1. Renovar el modo de vivir y de comunicar nuestro carisma para que sea  comprensible y significativo para la cultura y la vida de los jóvenes hoy; nuestras casas deben estar abiertas a los jóvenes, para permitirles experimentar nuestra forma de vida evangélica y abrirse al encuentro con Dios.

  2. Estar abiertos a los jóvenes para escucharlos y acompañarlos en forma auténtica y cordial; acercarse a ellos y acogerlos sin juzgarlos; amarlos gratuitamente por su bien; ofrecerles los valores de nuestra vida y misión.

  3. En la evangelización y en la catequesis valernos del arte, la cultura y la naturaleza a la luz de la Laudato si’; usar los instrumentos de las nuevas tecnologías, para invitar a los jóvenes a participar más profundamente en el mundo real, para involucrarlos en la realidad de los pobres, de la Iglesia y de Dios en forma más concreta y encarnada; hacer que se creen conexiones con personas de otras culturas, países y continentes.

C. En relación con el cuidado de la “casa común”, en todas las fraternidades queremos realizar por lo menos una de las siguientes propuestas.

  1. Como individuos, fraternidades, Entidades y como Orden internacional, hacer una clara y radical opción sobre las modalidades indicadas por la Laudato si’, para vivir auténticamente nuestro carisma y emprender un camino de conversión ecológica (cfr. LS 5; 216-221).

  2. Cuidar la formación de los Hermanos Menores con instrumentos fundamentados en los valores franciscanos, incluyendo la experiencia y la vecindad concreta con la gente que sufre; cada Entidad de la Orden debe introducir en la formación inicial y permanente el tema de la evangelización en el espíritu de la Laudato si’ dedicando atención especial a la ecología humana; en todas las entidades de la Orden promover acciones concretas de ecología integral con nuestros hermanos y en las actividades institucionales.

  3. Emprender y animar cada vez más la colaboración con otros grupos,
    organizaciones, expertos en este ámbito y movimientos sociales que trabajan
    en el campo de la ecología; tener mayor diálogo con los científicos y el diálogo
    ecuménico e interreligioso sobre la Laudato si’; ayudar a traducir la Laudato
    si’ de Encíclica a orientaciones concretas para nuestra vida y nuestra actividad
    pastoral.

  4. “A fin de que todo este esfuerzo sea auténtico y fiel a nuestra llamada de Hermanos Menores, debemos aprender ante todo a escuchar a los hermanos, a escucharnos recíprocamente, a prestar oído a los sueños y a las desilusiones que cada uno de nosotros lleva consigo. No sólo debemos permitir que Dios nos guíe a un renovado amor por la Trinidad, por Dios en nuestras vidas; debemos permitir que Dios nos guíe a un renovado amor por los hermanos de la Orden. Y debemos celebrar la bondad de nuestra vida en
    fraternidad y el don de la vocación personal de cada uno” (Fr. Michael Perry, ofm – Mensaje al final del CPO).

ALGUNAS SUGERENCIAS METODOLÓGICAS

  1. Pedimos que cada Entidad de la Orden y cada fraternidad traduzca en opciones de vida concretas las decisiones antes expresadas, valorando en cuanto sea posible uno de los siguientes itinerarios:

• se pueden seguir los pasos que marcaron la experiencia del CPO y su Documento final, a saber, escuchar, discernir y salir, de modo que se evidencien datos y hechos de la situación en que se vive e interpretarlos a la luz del Evangelio para luego proponer o formular y experimentar opciones concretas (cfr. EG 51);

• se puede también emplear otro método que sugiere no partir de los problemas, sino más bien de datos y hechos positivos presentes en las Entidades y en las fraternidades para formular luego objetivos que contribuyan cualificadamente al camino fraterno, proyectar intervenciones y realizarlas (cfr. “Indagación apreciativa” – “Appreciative inquiry”) .

Cada uno de estos procesos prevé el intercambio y la confrontación fraternos, orientados por preguntas pertinentes, y atentos a valorar los párrafos del presente documento, que se consideren útiles e importantes para concretar proyectos de vida acordes con cada contexto específico y en sintonía con el caminar de la Orden.