Jóvenes mi­sio­ne­ros con los Fran­cis­canos de la Cruz Blan­ca en Tán­ger

La Agencia SIC publica un artículo sobre el voluntariado misionero. y lo dedica a nuestros hermanos Franciscanos de Tánger que nos acogen cada verano.

José Luis, mi­sio­ne­ro Fran­cis­cano de la Cruz Blan­ca en Tán­ger, Ma­rrue­cos, lle­va mu­chos años aco­gien­do a jó­ve­nes de #Ve­ra­no­Mi­sión y sien­te que son la “se­mi­lla del ma­ña­na”, “se han de­ja­do lle­var, han sen­ti­do y con­mo­vi­do, pero tam­bién, se han de­ja­do to­car por Dios”.

“Mu­chas ve­ces en el mun­do que nos ro­dea, es­cu­cha­mos men­sa­jes, como ¡la ju­ven­tud está per­di­da! ¡Se es­tán per­dien­do to­dos los va­lo­res de la so­cie­dad!, co­sas como ¡solo pien­san en sí mis­mo! ¡En su in­di­vi­dua­li­dad! Sin em­bar­go, des­de nues­tra ex­pe­rien­cia de vida, en nues­tra Casa Fa­mi­liar Na­za­ret, en Tán­ger, Ma­rrue­cos, per­te­ne­cien­te a la Con­gre­ga­ción de Her­ma­nos Fran­cis­ca­nos de Cruz Blan­ca, ob­ser­va­mos que es todo lo con­tra­rio.

Son muy nu­me­ro­sos los jó­ve­nes -y no tan jó­ve­nes- que se acer­can, día tras día, a nues­tra Casa Fa­mi­liar, a rea­li­zar su ex­pe­rien­cia de vo­lun­ta­ria­do, a par­ti­ci­par de una ex­pe­rien­cia mi­sio­ne­ra de #Ve­ra­no­Mi­sión, for­man­do par­te cada uno de ellos de nues­tra mi­sión. Son Jó­ve­nes como cual­quier otro, de di­fe­ren­tes eda­des, ideo­lo­gías y creen­cias, etc. Pero ante todo,  con un res­pe­to muy gran­de, con un mis­mo sen­tir, ha­cer el bien al pró­ji­mo más cer­cano, a nues­tro her­mano más pró­xi­mo. Es­tos jó­ve­nes que vie­nen a par­ti­ci­par de nues­tra mi­sión es­tán com­pren­di­dos des­de la edad de 14 años para arri­ba, aun­que al­gu­nas  ve­ces tam­bién te­ne­mos vo­lun­ta­rios con eda­des más tem­pra­nas, como 5 o 6 años, los cua­les vie­nen a rea­li­zar vo­lun­ta­ria­do con sus pa­dres. La ver­dad,  es in­creí­ble ver como se desen­vuel­ven con esa edad para es­tar ayu­dan­do a quien más lo ne­ce­si­ta.

Qué co­men­ta­ros de to­dos es­tos jó­ve­nes vo­lun­ta­rios de #Ve­ra­no­Mi­sión, que se en­tre­gan por com­ple­to y son la se­mi­lla del día de ma­ña­na. En el caso de nues­tra Casa Fa­mi­liar el vo­lun­ta­ria­do vie­ne desa­rro­llán­do­se du­ran­te todo el año, pero este ve­rano ha sido un tiem­po lleno de ex­pe­rien­cias, des­cu­bri­mien­tos, vi­ven­cias, en­tu­sias­mo, en­tre­ga, ser­vi­cio y es­cu­cha, no solo nos re­fe­ri­mos a la es­cu­cha de cuan­do al­gu­na per­so­na te ha­bla, en nues­tro caso, es tam­bién la es­cu­cha del len­gua­je no ver­bal, es de­cir, com­pren­der qué hay de­trás de una ca­ri­cia, de un beso, de una mi­ra­da que hace que todo tu in­te­rior es­ta­lle de emo­ción.

Des­de pri­me­ros del mes de ju­nio has­ta fi­nal de mes de sep­tiem­bre, han pa­sa­do por nues­tra Casa Fa­mi­liar Na­za­ret, un to­tal de 329 vo­lun­ta­rios, per­te­ne­cien­tes a dis­tin­tos gru­pos de ca­te­que­sis, gru­pos pa­rro­quia­les, co­le­gios, ins­ti­tu­tos, co­le­gios ma­yo­res, Uni­ver­si­da­des como Deus­to, Co­mi­llas, ONG, dis­tin­tas con­gre­ga­cio­nes como Fran­cis­ca­nos, Je­sui­tas, Cla­re­tia­nos y Se­mi­na­rio Dio­ce­sano Con­ci­liar de Ma­drid, La In­ma­cu­la­da y San Dá­ma­so. To­dos es­tos jó­ve­nes vo­lun­ta­rios que han de­ci­di­do dar par­te de su tiem­po, de sus va­ca­cio­nes, para rea­li­zar esta ex­pe­rien­cia de mi­sión, han ve­ni­do des­de:  Ma­drid, Bil­bao, Je­rez de la Fron­te­ra, Cór­do­ba, Va­len­cia, Huel­va, Se­vi­lla, Sa­la­man­ca, Gra­na­da, Bur­gos, Bar­ce­lo­na, Za­ra­go­za, La Co­ru­ña, Ara­ce­na, Huel­va, Ma­ja­dahon­da, Ma­drid.

Ellos han par­ti­ci­pa­do ac­ti­va­men­te en to­das las ac­ti­vi­da­des que se desa­rro­llan, como: ayu­dar en el co­me­dor a nues­tros re­si­den­tes, acom­pa­ñar en las ac­ti­vi­da­des de ocio y tiem­po li­bre, sa­li­das por Tán­ger, pla­ya, ac­ti­vi­da­des de te­ra­pia ocu­pa­cio­nal… ade­más han co­la­bo­ra­do en las ta­reas de ayu­da a co­ci­na, ro­pe­ría, lim­pie­za. Tam­bién he­mos te­ni­do mo­men­tos de re­fle­xión y ora­ción, en de­fi­ni­ti­va, en lo que es nues­tro día a día, como si fue­sen uno más de los que for­ma­mos par­te de la Casa Fa­mi­liar. Pero es­toy con­ven­ci­do de una cosa: se han de­ja­do lle­var, han sen­ti­do y con­mo­vi­do, pero tam­bién, y es lo que más cla­ro ten­go, se han de­ja­do to­car por Dios.

Sien­to que el vo­lun­ta­ria­do, es ese ca­mino de la ju­ven­tud mi­sio­ne­ra, y des­de aquí os in­vi­ta­mos a to­dos los jó­ve­nes, a que os ani­méis y par­ti­ci­péis de es­tas gran­des ex­pe­rien­cias”.

(Her­mano José Luis, Fran­cis­cano de la Cruz Blan­ca en Tán­ger)

Mu­chos gru­pos y jó­ve­nes que es­tán rea­li­zan­do aho­ra mis­mo esta ex­pe­rien­cia de vo­lun­ta­ria­do mi­sio­ne­ro o #Ve­ra­no­Mi­sión, es­tán con­tan­do sus vi­ven­cias en Twit­ter e Ins­ta­gram. Si tú tam­bién eres uno de ellos aníma­te y deja tu ex­pe­rien­cia con el hash­tag #Ve­ra­no­Mi­sión