Propuestas del Consejo de Evangelización a todos los hermanos. 2018.04.27

el
  • A redescubrir el privilegiado lugar que debe tener la vida de oración y devoción en la vida diaria, pues son inseparables de nuestra vida de servicio, estamos llamados a ser contemplativos en la acción.
  • A recuperar la importancia de la itinerancia tanto de la mente como de la vida, para que podamos estar listos para responder a los desafíos de nuestro tiempo – como el mismo Papa Francisco lo pide insistentemente.
  • A insistir en que nuestro carisma franciscano debe ser el fiel relflejo del Evangelio, de la vida y misión a la que éste nos llama a vivir diariamente.
  • A encontrarnos con los jóvenes en su propio contexto de vida y de comprometernos a acompañarlos frente a los retos del mundo contemporáneo.
  • A intensificar nuestra solidaridad con la Orden, recordando que somos una fraternidad universal y que debemos apoyar los proyectos internacionales e interculturales.
  • A recordar concretamente y no sólo de palabra de que nuestra fraternidad debe ser el primer y mejor medio de evangelización.
  • A superar toda actitud de clericalismo en nuestra vida de servicio al Evangelio y a estar totalmente abiertos a la misión compartida con los laicos.
  • A diversificar nuestros compromisos ministeriales, de modo que no nos limitemos a nosotros mismos y a la fuerza de nuestras Entidades en las formas de vida y servicio que ofrecemos al Pueblo de Dios.
  • A garantizar que nuestra presencia franciscana sea un signo eficaz y profético del Reino de Dios en el mundo en cada fraternidad.
  • A promover nuevas formas de vida y misión, de manera especial, insertas entre los pobres y en lugares de frontera, a nivel de nuestras Entidades y Conferencias.
  • A ser conscientes de que la misión hoy, se llama diálogo, en todas las circunstancias: ecuménico, inter-religioso e intercultural.
  • A renovar el compromiso de la misión ad gentes como modo de fortalecer la vocación misionera de la Orden en todas las Entidades; así podremos responder de manera más auténtica a la invitación que el Papa Francisco hace a la Iglesia, para celebrar un mes misionero extraordinario en el 2019: celebración al servicio de un renovado y efectivo compromiso.
  • F_Cime_Message[1]