“Cor Orans”

el

Mons. José Rodríguez Carballo, O.F.M., Secretario de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica; y el P. Sebastiano Paciolla, O. Cist., Subsecretario de la misma Congregación, Presentan este documento sobre la vida contemplativa de las congregaciones religiosas femeninas. Fue aprobada por el Papa Francisco el pasado 25 de marzo.

Monseñor Carballo explicó: “En este contexto, la Instrucción trata el tema muy actual de los medios, reiterando cuando ya se especificó” el Papa Francisco en la mencionada Constitución, pidiendo “a las monjas madurez de juicio y capacidad de discernimiento, y sobre todo amor por su vocación contemplativa”.

Para leer el documento completo hacer clic aquí. 

El texto consta de Introducción, Normas generales, cuatro Capítulos y Disposiciones finales.

El primer capítulo se titula «El monasterio autónomo» y está subdividido en siete apartados:

I. La fundación
II. La erección canónica
III. La afiliación
IV. El traslado
V. La supresión
VI. Vigilancia eclesial sobre el monasterio
VII. Relaciones entre monasterio y Obispo diocesano

El segundo capítulo trata sobre «La federación de monasterios», y consta de seis secciones:

I. Naturaleza y fin
II. La Presidenta federal
III. El Consejo federal
IV. La Asamblea federal
V. Oficios federales
VI. El Asistente religioso

El tercer capítulo aborda «La separación del mundo», y se subdivide en:

I. Noción y relevancia para la vida contemplativa
II. Los medios de comunicación
III. La clausura
IV. La clausura papal
V. Normativa sobre la clausura papal
VI. La clausura definida en las Constituciones

  • A. Clausura constitucional
  • B. Clausura monástica

VII. Normativa sobre la clausura constitucional

El cuarto y último de los capítulos aborda «La formación», y consta de los siguientes apartados:

I. Principios generales
II. La formación permanente
III. Instrumentos de formación permanente
IV. La formación inicial

  • A. Aspirantado
  • B. Postulantado
  • C. Noviciado
  • D. Juniorado

El documento concluye con las disposiciones finales.

24790_sor_teresa__una_de_las_religiosas_protagonistas_del_reportaje_del_diario_norteamericano_[1]


El Papa autoriza nuevas disposiciones en las que se subraya el “intenso y fecundo camino” de la vida contemplativa femenina considerando las “cambiantes condiciones socio-culturales”, sin mencionar los riesgos específicos de la era de Internet y los smartphone.

Una atención especial se debe a la ‘separación del mundo’ y a mantener el silencio en los monasterios. En el capítulo tercero, se explica la noción y relevancia de la vida contemplativa que no debe perder su esencia. 

El texto manifiesta que el objetivo es “la salvaguardia del recogimiento y del silencio. Pues, “se puede, en efecto, vaciar el silencio contemplativo cuando se llena la clausura de ruidos, de noticias y de palabras”. 

En el punto 105, se explica la gran importancia para la vida contemplativa por ser “espacio necesario de escucha y de ruminatio de la Palabra y requisito para una mirada de fe que capte la presencia de Dios en la historia personal, en la de los hermanos […] y en los avatares del mundo”. 

En un mundo que cambia, “estos medios”, por lo tanto,  se deben usar con sobriedad y criterio, no sólo respecto a los contenidos sino también a la cantidad de informaciones y al tipo de comunicación”. 

Medios que deben estar al servicio específico de la formación de las monjas “para la vida contemplativa y de las necesarias comunicaciones, y no sean ocasión para la distracción y la evasión de la vida fraterna en comunidad, ni sean nocivos para vuestra vocación o se conviertan en obstáculo para vuestra vida enteramente dedicada a la contemplación”. 

El día 25 de marzo de 2018, el Papa ha aprobado el documento que permite el “uso de los medios de comunicación, por razones de información, de formación o de trabajo” en el monasterio. 

La invitación es a usar los medios de comunicación “con prudente discernimiento, para utilidad común, según las disposiciones del Capítulo conventual contenidas en el proyecto comunitario de vida”. 

El texto de Congregación para los Institutos de vida consagrada y las Sociedades de vida apostólica insta a las monjas a que “procuran tener la debida información sobre la Iglesia y el mundo, no con multitud de noticias, sino sabiendo escoger las que son esenciales a la luz de Dios, para llevarlas a la oración, en sintonía con el corazón de Cristo”. 

Con esta Instrucción el Dicasterio vaticano quiere “confirmar el inmenso aprecio de la Iglesia por la vida monástica contemplativa y su solicitud por salvaguardar la autenticidad de esa peculiar forma de sequela Christi”.

Las nuevas disposiciones tienen como precedente la constitución apostólica sobre la vida contemplativa femenina, Voltum dei Quaerere  escrita el por papa Francisco y publicada el 22 de julio de 2016. 

“En nuestra sociedad, la cultura digital influye de manera decisiva en la formación del pensamiento y en la manera de relacionar- se con el mundo y, en particular, con las personas. Este clima cul- tural no deja inmunes a las comunidades contemplativas”,  Así lo recuerda Francisco en la Constitución Apostólica.