Fr. Tomás González Castillo, finalista a premio humanitario internacional

el

Fray Héctor Tomás González Castillo, fundador del refugio de migrantes La 72, en Tenosique, Tabasco, es uno de los tres finalistas al Premio Aurora por trabajo humanitario, que se entregará el 9 de junio próximo en Ereván (Armenia). Esta es la primera vez que un latinoamericano es nominado al galardón, auspiciado por el actor y activista humanitario George Clooney.

Resultado de imagen de franciscano Héctor Tomás González Castillo,

Los otros dos finalistas son U Kyaw Hla Aung, abogado y líder rohingya que lucha por los derechos de esa minoría discriminada en Myanmar, y Sunitha Krishnan, psiquiatra que se dedica a la rehabilitación de víctimas de tráfico sexual y prostitución forzada en India. “Cada uno de ellos fue elegido por su excepcional valentía, el impacto a largo plazo de sus acciones y el inagotable compromiso para preservar la vida humana en tiempos adversos”, afirmó el comité del premio en un comunicado.

Creado en 2016 por la diáspora armenia, el Premio Aurora tiene por objetivo reconocer el esfuerzo de personas que “asumen el riesgo y cumplen con su compromiso” de ayudar y proteger a las personas más vulnerables. En La 72, González Castillo ya proporcionó desde 2011 abrigo, comida y asistencia legal a más de 50 mil migrantes que llegan a México desde América Central, todos agotados, muchos traumatizados por la violencia de la que fueron objeto o testigos en la ruta. “Llegan luego de días sin comer, con los pies deshechos de caminar bajo un sol de 40 grados. Hemos visto casos de mutilaciones, secuestros, extorsiones. De todo”, describió González Castillo en entrevista telefónica con Notimex. “Todos son víctimas de desplazamiento forzado. La situación en América Central está muy complicada, muy violenta. Hay gente que huye de persecución política, del tráfico, otra por discriminación sexual. Hay también muchos niños que abandonaron sus países sin cualquier compañía, algunos forzados por sus propias familias a buscar una vida mejor”, explicó. En marzo pasado, el refugio acogió en un solo día a 113 personas, pero en general, el número de habitantes diarios ronda el promedio de 150.

20180424093833_17[1]

Para Vartan Gregorian, miembro del comité de selección del Premio Aurora y presidente de Carnegie Corporation of New York, los tres finalistas “son héroes que hacen mucho sacrificio en las primeras líneas de las crisis humanitarias más desesperantes de la actualidad”. “Aunque provengan de lugares y circunstancias muy diferentes, estos ‘Héroes Aurora’ ejemplifican la capacidad universal para proteger a las personas más vulnerables. Mientras rendimos homenaje a su trabajo, continuamos con el ciclo de la gratitud y de la contribución”, agregó. El galardonado recibirá un premio de 10 mil dólares, además de un millón de dólares para repartir con otras organizaciones que inspiraron su labor. González Castillo nominó a El Oasis San Juan de Dios y La Escuela de Agricultura Ecológica U Yits Ka’an, que trabajan para promover los derechos humanos entre las personas que viven con sida y para proporcionar educación cultural a la comunidad maya en México.

Los tres finalistas han sido elegidos entre un total de 750 indicaciones y 509 candidatos únicos, enviados en 12 idiomas, desde 115 países. La decisión fue tomada por un comité de selección del que forma parte el expresidente mexicano Ernesto Zedillo, junto con los ganadores del Premio Nobel Oscar Arias, Shirin Ebadi y Leymah Gbowee. También integran el grupo la expresidenta de Irlanda, Mary Robinson, y el excanciller francés y fundador de la organización internacional Médicos Sin Fronteras, Bernard Kouchner, además de otras cinco personalidades internacionales.

En 2017, el Premio Aurora fue entregado al médico neoyorquino Tom Catena, único cirujano en las montañas de Nuba, la región azotada por la guerra de Sudán, donde la ayuda humanitaria es restringida. “Dr. Tom”, como lo conocen allí, está de guardia 24 horas al día, los siete días de la semana, en el Hospital Católico Mother of Mercy y atiende a una comunidad de más de 750 mil personas, en un hospital con 500 camas.