Patrimonio declara el entorno de San Francisco Bien Cultural

el

La Dirección Xeral de Patrimonio afianzó en 1994 la protección del convento de San Francisco, monumento nacional por una ley de 1896, declarando también su entorno como Bien de Interés Cultural. Tal declaración tuvo un especial importancia a efectos urbanísticos, puesto que cualquier obra o reforma en edificios ubicados dentro del contorno propuesto exigiría la autorización expresa de Patrimonio de la Xunta.

El 21 de septiembre de aquel año, La Voz de Galicia se hacía eco de la publicación en el BOE de dicha resolución, con la delimitación del contorno de San Francisco objeto de protección, que incluía la plaza da Verdura, calles Pasantería, Figueroa, Naranjo y Padre Luís, además de Benito Corbal hasta la confluencia con Daniel de la Sota. Se incluyó también todo el entorno de la Peregrina y la calle Michelena hasta los números 19 y 20. La entrada en vigor del Plan Especial Centro Histórico en 2003 reforzaría esa protección.