“Ne­ce­si­ta­mos que la gen­te pe­re­gri­ne a Tie­rra San­ta y que lo haga de ver­dad, que ven­ga, vea y dis­fru­te”

Fray-Aquilino-Castillo[1]Fray Aqui­lino Cas­ti­llo es re­pre­sen­tan­te le­gal de La Cus­to­dia para Es­pa­ña. Na­tu­ral de Ti­tul­cia, este frai­le fran­cis­cano sa­lió de nues­tra Dió­ce­sis para des­cu­brir su vo­ca­ción en Tie­rra San­ta, don­de lle­va más de dos dé­ca­das sir­vien­do a la Cus­to­dia de los San­tos Lu­ga­res.

 ¿Cómo lle­ga un ba­yo­ne­ro has­ta Tie­rra San­ta?

Fue en el año 1996. Yo es­tu­dia­ba fi­lo­lo­gía he­brea y ara­mea en la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se. Fue en­ton­ces cuan­do el De­par­ta­men­to de Es­tu­dios He­breos y Ara­meos me con­ce­dió una beca para es­tu­diar en la Uni­ver­si­dad He­brea de Je­ru­sa­lén… Y aquí me en­con­tré de pron­to. Es­tu­dié en la uni­ver­si­dad, pero la re­si­den­cia era muy cara, así es que, jun­to a mis com­pa­ñe­ros, pedí alo­ja­mien­to en la Hos­pe­de­ría de las Fran­cis­ca­nas Mi­sio­ne­ras de Ma­ría. Ese año me enamo­ré de Cris­to y de su Tie­rra. Ter­mi­na­dos mis es­tu­dios, me en­ca­mi­né a Roma a em­pe­zar mi for­ma­ción en la Cus­to­dia.

¿Cuál es su co­me­ti­do prin­ci­pal?

Son va­rios. Sir­vo a la Cus­to­dia en el con­ven­to de Bet­fa­ge. Es un con­ven­to pe­que­ño. So­mos tres frai­les y allí soy pá­rro­co de unas 160 fa­mi­lias. Ade­más, soy el ani­ma­dor vo­ca­cio­nal de la Cus­to­dia y coor­dino los equi­pos de pas­to­ral ju­ve­nil, cuya res­pon­sa­bi­li­dad es in­for­mar, guiar, acom­pa­ñar en el dis­cer­ni­mien­to a to­dos aque­llos jó­ve­nes que sien­ten la lla­ma­da es­pe­cial a for­mar par­te de la Cus­to­dia de los San­tos Lu­ga­res. Des­de di­ciem­bre tam­bién me han nom­bra­do re­pre­sen­tan­te le­gal de la Cus­to­dia para Es­pa­ña y di­rec­tor del Cen­tro Tie­rra San­ta de Ma­drid, con lo cual hago fre­cuen­tes vi­si­tas a Es­pa­ña.

Los fran­cis­ca­nos lle­van 800 años en Tie­rra San­ta. ¿Qué hay pre­pa­ra­do para ce­le­brar esos ocho si­glos de pre­sen­cia fran­cis­ca­na allí?

Pues todo está en­ca­mi­na­do a va­lo­ri­zar esa pre­sen­cia en di­fe­ren­tes ám­bi­tos Por su­pues­to, en el ám­bi­to re­li­gio­so las con­me­mo­ra­cio­nes no van a fal­tar. Nues­tra li­tur­gia es muy rica. Pero es en el ám­bi­to cul­tu­ral don­de se rea­li­za­rán ac­tos muy vi­si­bles: ex­po­si­cio­nes, en­cuen­tros, co­lo­quios, la pre­sen­ta­ción de va­rios li­bros, la co­la­bo­ra­ción con los or­ga­nis­mos ofi­cia­les de di­fe­ren­tes ciu­da­des, el acer­ca­mien­to a las so­cie­da­des he­brea y mu­sul­ma­na como par­te de una his­to­ria que es­ta­mos com­par­tien­do y que está viva… En de­fi­ni­ti­va, mu­chos ac­tos pú­bli­cos que ha­rán un re­pa­so a nues­tra his­to­ria.

De to­dos los lu­ga­res san­tos, ¿cuál tie­ne un ma­yor sig­ni­fi­ca­do per­so­nal para us­ted?

Para mí, sin lu­gar a du­das es la Ba­sí­li­ca de la Anás­ta­sis, que en Eu­ro­pa lla­ma­mos San­to Se­pul­cro. Ahí na­ció mi vo­ca­ción como fran­cis­cano, como cus­to­dio de los San­tos Lu­ga­res, pero, so­bre todo, ahí tomé con­cien­cia ple­na de mi fe. Di­ga­mos que ahí ele­gí ser de ver­dad cris­tiano.

¿Qué ne­ce­si­ta la Cus­to­dia en este mo­men­to?

Pe­re­gri­na­jes. La Cus­to­dia ne­ce­si­ta que la gen­te pe­re­gri­ne, que lo haga de ver­dad, que ven­ga, que vea, dis­fru­te, se im­preg­ne de los San­tos Lu­ga­res, de la Pa­la­bra de Dios. Que los fie­les de la Dió­ce­sis crez­can en la fe, por­que en­ton­ces ten­dre­mos vo­ca­cio­nes, pá­rro­cos, pa­rro­quias, re­li­gio­sos y re­li­gio­sas que for­ma­rán la es­pi­na dor­sal de una so­cie­dad cris­tia­na. Sólo una su­ge­ren­cia: abó­nen­se a la Re­vis­ta Tie­rra San­ta. Son ape­nas 20 eu­ros al año. Ya será una pe­que­ña gran ayu­da. Los in­tere­sa­dos pue­den es­cri­bir a re­dac­cion@tie­rra­san­ta.net.

(Dió­ce­sis de Ge­ta­fe)

Para peregrinar a Tierra Santa desde Galicia puedes ponerte en contacto con:

Fr. Paco Castro: pacocastro7@hotmail.com