Padre Lerchundi y la lengua Darija. En la revista Zamane

El trabajo que el  franciscano español José Lerchundi hizo por la sociedad y cultura marroquí es tan grande como desconocido.

Couv-Zamane-78[1]   Una artículo de Adnan Sebti en la revista Zamane, destaca la figura de Lerchundi, quien fue capital para la plasmación de una gramática del árabe marroquí, fue un gran arabista que ha trabajado mucho en la lengua vernácula de los marroquíes, dejando para la posteridad dos obras que todavía se siguen utilizando por los estudiosos de la historia de Marruecos.

El padre Lerchundi nació el 24 de febrero de, 1836 en Orio, en Guipúzcoa. Ordenado sacerdote a los 20 años, en 1856, eligió, debido a su mal estado de salud, viajar a Marruecos por su clima más cálido. Un 19 de de enero de 1862 llegó a Tánger para unirse a la misión católica dirigida por la Orden Franciscana. Aparte de algunos viajes a España, debido en particular a los problemas políticos con el gobierno español, apenas abandonó Marruecos, hasta su Defunción el 9 de marzo de 1896.

Lerchundi es enviado por su congregación religiosa a Tetuán, donde vivió hasta 1878, cuando fue nombrado prefecto apostólico, con sede en Tánger. El cargo de prefecto apostólico era considerado en su momento como una especie de embajador de la Iglesia católica en tierra marroquí.

Leer más del artículo en Zamane No. 78 actualmente en los quioscos

Facebook de Martil: https://www.facebook.com/Centro-Cultural-Lerchundi-Martil-440750292659278/?hc_ref=PAGES_TIMELINE