Restauración en la Iglesia de San Francisco de Villafranca del Bierzo

el

Dos obras del patrimonio berciano recibirán fondos para su restauración este año. Se trata de la iglesia de San Francisco en Villafranca del Bierzo, que se lleva 327.470 euros con los que financiar una intervención que acabe con las goteras y humedades que amenazan a uno de los templos históricos de la comarca. En cuanto a la arquitectura militar, el Castillo de Sarracín en Vega de Valcarce, donde la Dirección General de Patrimonio ya invirtió 50.000 euros hace dos años para salvarlo de la ruina, recibirá otros 50.000 euros para continuar con la restauración este año.

Villafranca del Bierzo también recibirá otra cantidad, 30.000 euros transferidos para elaborar un estudio vial, dentro de las medidas de mejora de su conjunto histórico. Las Médulas, además, cuentan con 120.000 euros del Plan 20/20 y otra partida de 30.000 euros.


Del originario Convento de San Francisco solo se conservan la iglesia, algunos muros y arranques de las arquerías del claustro.

Fundado en en el año 1213, por la reina Doña Urraca y ubicado en su actual ubicación en 1285. Entre sus protectores, cabe destacar a María de Molina y a María de la Cerda.

El edificio conserva la fachada románica y fue reformado en el siglo XIV por el rey Enrique IV de Castilla. La cabecera de estilo gótico data de 1450.

En el siglo XVII se vuelve a reformar, añadiéndose la imagen de San Francisco al imafronte y las torres.

Tras la desamortización, el convento fue abandonado por los Franciscanos, dándosele nuevo uso como cuartel durante el reinado de María Cristina. En 1968, un incendio hizo desaparecer el archivo de la iglesia.

Portada de la iglesia de San Francisco.

La parte baja de la portada es de estilo románico tardío y la segunda parte y las torres son de estilo barroco (siglo XVII).

En la segunda mitad del siglo XV, la iglesia fue ampliada con el patrocinio del Conde de Lemos, edificándose, entre otras instancias, la capilla de Ambrosio de Castro, capilla originariamente para uso funerario que nunca llegó a ejercer su función, construida con bóveda de arcos conopiales.

El retablo Mayor es de grandes proporciones, barroco de estilo churrigueresco, con pintura de Cristo Eucarístico de la escuela de Juan de Flandes.

El coro, plateresco de dos niveles, refleja la austeridad de la orden franciscana.

La iglesia tiene numerosos sepulcros e imágenes, entre los que cabe destacar, García Enríquez Osorio y Aldonza Enríquez, hija del almirante de Castilla Alfonso Enríquez y esposa de Rodrigo Álvarez de Osorio.