El Papa ha nombrado a monseñor Henryk Hoser, enviado especial suyo para analizar la situación pastoral en la parroquia franciscana de Medjugorje.

el

El Papa ha nombrado a monseñor Henryk Hoser, arzobispo-obispo de Varsovia-Praga en Polonia enviado especial suyo para analizar la situación pastoral en Medjugorje. «La misión no va contra nadie», ha asegurado el portavoz del Vaticano

http://www.alfayomega.es/94417/

La decisión del Papa de nombrar un enviado especial a Medjugorje para profundizar en los aspectos pastorales de la acogida a los fieles en la localidad bosnia «es un signo de atención del Santo Padre hacia los peregrinos: el objetivo no es inquisitivo, el enviado no entrará en la cuestión de las apariciones marianas, que son competencia de la Congregación para la Doctrina de la Fe». Así lo ha afirmado el portavoz del Vaticano, Greg Burke, como respuesta a las preguntas que habían surgido sobre la misión encomendada a monseñor Henryk Hoser, arzobispo-obispo de Varsovia-Praga en Polonia.

Ya el comunicado de prensa difundido el sábado explicaba que «la misión tiene el objetivo de adquirir un conocimiento más profundo de la situación pastoral en Medjugorje y , sobre todo, de las necesidades de los fieles que llegan en peregrinaje y, basándose en ellas, sugerir eventuales iniciativas pastorales para el futuro. Por lo tanto tendrá un carácter exclusivamente pastoral».

Con todo, el interés que suscitan las supuestas apariciones de la Virgen que se repiten en la pequeña localidad de Bosnia-Herzegovina desde 1981 hizo que el portavoz del Vaticano saliera a la palestra para explicar que el enviado del Papa «estará en contacto con el obispo diocesano, los frailes menores franciscanos –a los que está confiada la parroquia de Medjugorje– y los fieles del lugar. Es una misión para los peregrinos, no contra nadie».

Se espera que la misión esté concluida antes de verano, aunque durante su labor monseñor Hoser seguirá ejerciendo su ministerio episcopal.