La escuela de oficios de Fray Vjeko Kuric en Kivumu (Ruanda)

Traducción de David Munker.

Allí donde esta el amor, esta Dios – El proyecto del mes

En 1998 fue asesinado en Ruanda por los mismos jóvenes cristianos a los que él defendió quedándose en medio de la guerra tribal, el misionero franciscano croata, Vjeko Curic (Ruanda 1998). Su sueño está llevándolo a cabo una fundación -escuela de oficios- “Padre Vjeko”. La escuela tiene como único deseo dar a los jóvenes de Ruanda perspectivas de un futuro mejor.

Hoy, es posible que muchos jóvenes ruandeses sean sastres, carpinteros, albañiles, electricistas, metalúrgicos e informáticos; después de la formación podrán encontrar un trabajo remunerado, que les ayudara a ganar el sustento propio y de sus familias.

pdm-januar_2017_a81

Si quieres colaborar con los franciscanos ruandeses: Ejemplo de los costes:

  • Escolarización mensual de cada joven: 25 euros

  • Comida diaria para todos los estudiantes: 85 euros

  • Herramientas de trabajo, un cepillo para madera, por ejemplo: 45 euros

Allí donde esta el amor, esta Dios

Allí donde esta el amor, esta Dios. Desde la provincia franciscana de Alemania, sostienen esta fundación; Las personas de escasos recursos en países como Bolivia, Brasil, Kenya, Ruanda, República del Congo o Vietnam pueden recibir una donación fraterna, así como una oportunidad para salir del circulo vicioso de la miseria.

La misión amorosa de nuestros misioneros franciscanos, es posible gracias al trabajo voluntario en grupos sociales de Alemania y a los donantes que tanto se comprometen en los muchos proyectos franciscanos.

Responsable del proyecto

Misión Franciscana en Dortmund. Hermano Augustinus Diekmann. Ofm

Franziskanerstrasse 1 / 44143 Dortmund / Tel: +49 231 176 3375

Correo electrónico: dortmund@franziskanermission.de

 

pdm-2-januar_2017_a81

Descripción foto del padre con los muchachos:

Padre Ivica Peric “Yo estoy entre vosotros como el que sirve” (Lucas 22,27)

Foto de Maja Garmaz

Descripción foto de los muchachos aprendiendo:

Clase práctica de los estudiantes en la escuela de oficios Padre Vjeko en Kivumu

Foto de Maja Garmaz